Érase…

ramitagrandeÉrase una vez… un lugar, ¿donde? Allá dónde yo voy, como dicen los créditos de los capítulos de “Caillou” que mis enanos ven todos los días <<….¡soy yo!>>, Así es que Charo es Érase…y Érase es Charo.

Érase es mi lugar preferido del mundo, es Alicia en el país de las maravillas,  un espacio con IDENTIDAD, que existe en cualquier parte, porque es propio y efímero, y porque se puede inventar cada vez, porque es donde ocurren las cosas felices, porque se trata de convertir lo cotidiano en especial, y de celebrar la vida a través de sus detalles  ( ¡Que son muchos si abrimos bien los ojos! ), es aprender a mirar y re-descubrirlo TODO.

El papel es mi debilidad (me duelen las manos cuando visito una papelería…de pura emoción), cada oportunidad que tengo de usar papel, la aprovecho a muerte, desde siempre, una felicitación, un regalo, un agradecimiento, un packaging, una manualidad de la guardería de mis hijos.., mis regalos siempre han sido manuales, y prefiero que me regalen una piruleta con sorpresa, ilusión y una frase, a que me regalen una joya carísima.

¿La culpa? mi madre, que me hablaba de colorines (un pajarito) y de cómo iba al cole de la palmera del patio…

 Por deformación profesional (Soy Arquitecto e ilusa), tengo un profundo sentido de la estética, y una sensibilidad en el hacer, de la macro escala al más mínimo detalle.
Mi pasión es el momento creativo, el papel en blanco, de la nada al objeto, la  arquitectura de lo pequeño, crear atmósfera desde las sensaciones.
Así que de la fusión (arquitectura + papel) nace Erase un lugar, para que algún día mis peques descubran que su mamá construía lugares para que ellos los habitaran y pudieran pisar bien fuerte, desde sus zapatos de papel.

Lo que hago, desde que me conozco…, es personalizar momentos a través del papel.

Diseño, imprimo, corto, doblo y pego papel, todo para hilar una historia desde un concepto.

A veces el concepto es un color, otras una pasión, y cuando no hay motivo…me lo invento, ¡eso sí, el resultado debe ser bonito!
Ese es mi producto diseñado y montado ad hoc para cada ocasión.
A través de este blog pretendo escaparme a mundos maravillosos, donde los niños siguen llorando y hay que pagar facturas a final de mes, con realismo, ¡pero con alegría y belleza!, así que si quieres mover los zapatos de Dorothy, entrar en el agujero del árbol de Alicia, o crear tu propio escape, sígueme y  ¡veremos la vida desde otra dimensión!
ramitagrande
Anuncios